Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

Herir a otros a propósito

Cuesta creer en los principios de la Comunicación No Violenta (CNV) cuando escuchamos alguien decir: “Lo hice para herirlo”. Al escuchar esto, es fácil pensar que algunas personas actúan simplemente con mala intención y no para satisfacer necesidades universales.

¿Cómo podemos creer, cuando alguien dice que su motivación fue herir a otra persona, que todo lo que hacen todas las personas es un intento de satisfacer una necesidad universal que enriquece la vida?

Puedes empezar distinguiendo entre una motivación consciente y una motivación inconsciente. En la CNV, trabajamos para convertir nuestras motivaciones subconscientes (las necesidades universales) en motivaciones conscientes.

Tener la intención consciente de herir a otra persona es una estrategia trágica para satisfacer una necesidad. La persona que usa esa estrategia no está consciente de la necesidad que motiva su comportamiento. Me imagino que las necesidades detrás de esa estrategia son, en general, la empatía y la mutualidad. La persona puede estar pensando “Si lo lastimo, comprenderá como me siento y no me volverá a lastimar de esa manera”.

Cuando alguna necesidad de una persona ha sido insatisfecha durante mucho tiempo, puede ser difícil creer que realmente está actuando en atención a sus necesidades. A veces, las necesidades que la están motivando no parecen tener una relación directa u obvia con la situación dada. Cuando sorprendentemente tu pareja te agrede verbalmente por no apagar la luz del baño, de seguro tiene que ver con un sentimiento y una necesidad no reconocida: puede surgir de la relación entre ustedes, o de algo que pasó mucho antes.

Herir a otros a propósito puede ocurrir cuando uno tiene la mentalidad tipo “pagar con la misma moneda”. Por ejemplo, tienes una cita con una amiga y surge una invitación más interesante para esa misma noche. Si estás pensando con la mentalidad de pagar con la misma moneda, quizá se te ocurre algo así como: “Ella me hace lo mismo a cada rato, ¿por qué debo preocuparme si cancelo la cita”? En lugar de verificar tus propias necesidades, intentas crear igualdad de dolor.

Estrategias como ésta, simplemente no funcionan. No satisfacen necesidades de integridad, empatía, cuidado, consideración, o mutualidad. Sólo agregan sufrimiento a sufrimiento.

Cuanto más consciente eres de las necesidades que surgen para ti en relaciones que ofrecen retos, más podrás actuar de manera que las puede satisfacer, sin lastimar a otros. A veces, esto quiere decir soltar relaciones que no satisfacen tus necesidades de manera consistente, y volcar tu atención a personas que ofrecen una presencia consistente y benévola en tu vida.

Práctica

Esta semana, reflexiona sobre alguien que crees que actuó “con la única intención de herir a otra persona”. Adivina cuáles podrían ser los sentimientos y las necesidades presentes para él/ella en esa situación.

Para ti mismo, toma nota, cuando tienes el impulso de satisfacer las necesidades de mutualidad y empatía haciendo cosas pequeñas que hieren a otros. Algunos ejemplos comunes son: no hacer contacto con los ojos, esperar más de lo normal para contestar una llamada o un correo electrónico, cancelar una cita, no poner de tu parte en alguna responsabilidad compartida, llegar tarde a propósito, no vestirte para un evento formal, preparar comida sin cariño, etc. Cuando notas que estás actuando de alguna de esas maneras, haz una pausa y conéctate con los sentimientos y las necesidades que se están anunciando, y toma acción para satisfacer las necesidades. 

Próxima Joya
Recibir cumplidos
Joya Anterior
La autoempatía, las necesidades y las peticiones


1 Respuesta

  1. Oct 19, 2013
    Priscilla

    Me encanta todo lo que tratan y los ejemplos.
    Muchas Gracias
    Priscilla

¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales