Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

La autoempatía, las necesidades y las peticiones

La autoempatía puede ser una ladera resbaladiza que nos lleva a regodearnos en la lástima, si no nos movemos de los sentimientos a las necesidades y las peticiones.

En otra Joya, recalqué la importancia de permitirse el tiempo y la atención necesarios para experimentar plenamente un sentimiento o simplemente estar presente con él.

Cuando has hecho esto y estás preparado para explorar más allá del sentimiento, empiezas a identificar las necesidades y las peticiones. Moverte a las necesidades y las peticiones puede ser difícil cuando ninguno te queda claro de inmediato.

Es valioso leer con cuidado la lista completa de necesidades y tomar nota de lo que resuena para ti. Cuando te has conectado con tu necesidad exacta, sentirás un movimiento interno como la relajación o una abertura de energía. Si no experimentas algo como eso, repasa de nuevo la lista de necesidades. Cierra tus ojos y enfoca en tu interior. Toma nota de lo que experimentas internamente cuando te conectas con cada necesidad. Cuando sientas un cambio al conectarte con una o dos necesidades, puedes proceder a la petición.

A menudo la gente me dice que les cuesta identificar una petición. Algo fundamental para las peticiones es pensar en pasos muy pequeños. Digamos, por ejemplo, que tienes un conflicto con un amigo querido quien te dijo que tu decisión sobre cuánto trabajas es “injusta para tu familia”, y que, “Usted es muy egoísta”. Esto estimuló en ti el dolor, la tristeza, y la preocupación. Necesitas claridad, comprensión y consideración. Al experimentar estas necesidades, quizá saltes a pensar en lo que puedes pedir a tu amigo. Empieza con pasos pequeños y empieza contigo mismo.

Lo que sigue ilustra cómo puedes desarrollar la progresión de una petición:

  • Me pido  enumerar tres cosas que he hecho esta semana para atender a mi familia.
  • Me recuerdo que esta amistad ha durado siete años y creo que tenemos la confianza y las habilidades para hacerle frente a este conflicto.
  • Me pido tomar al menos quince minutos esta noche para reflexionar sobre mis necesidades y las de mi familia, en relación con la cantidad de tiempo que dedico a mi trabajo.
  • Me pido que reflexione sobre los sentimientos y las necesidades que quizá estaban vías para mi amigo cuando dijo eso.
  • Estableceré un tiempo para ver a mi amigo y expresaré los sentimientos y las necesidades que están vivas para mí y pedirle que me las repita. Luego pediré que me diga sus sentimientos y necesidades.
  • Le preguntaré a mi amigo si en el futuro, cuándo me vea haciendo algo que le preocupa, si estaría dispuesto a expresar sus sentimientos y necesidades (es decir, lo que le es importante) y preguntarme cómo veo la situación.
Práctica: Esta semana toma tiempo para abordar las necesidades y las peticiones de esta manera. Escoje una situación particular y revisa cuidadosamente la lista de necesidades, y luego haz una lista de peticiones, empezando con peticiones pequeñas para ti mismo.

Próxima Joya
Herir a otros a propósito
Joya Anterior
La autoempatía y “ser un envase grande”


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales