Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

La autoempatía y “ser un envase grande”

¿Has alguna vez intentado hacer la autoempatía y encontrar que simplemente acabas por quedar pegado en sentimientos desagradables y un remolino de pensamientos repetitivos?

Varias personas me han informado que han tenido esta experiencia. Quisiera ofrecer claridad acerca de la autoempatía, lo que es, y cómo puedes hacerlo de una manera que funciona para ti.

Uno de los propósitos de la autoempatía es darte espacio para experimentar todo lo que está vivo en ti con aceptación y honrando esa experiencia.

Sin embargo, el propósito de la autoempatía no es de eliminar los sentimientos desagradables.

A menudo considero que los sentimientos son entidades de energía que quieren ser conocidos: experimentados y reconocidos plenamente. A veces esto toma unos pocos minutos, a veces unas pocas horas o días o semanas.

Cuando digo "ser un envase grande" quiero decir que dejamos bastante espacio para estar y sentir los sentimientos.

Te das cuenta de un sentimiento que surge y dices algo como, "Bien, noto que me siento herida en este momento. Está bien sentir. No tengo que hacer algo acerca de ello ni rechazarlo".

Cuando vives con aceptación y honrando lo que está vivo en ti, creas amplitud en tu conciencia. Esto significa que los sentimientos desagradables pueden surgir y estar presentes sin que reacciones. Cuando no estás reaccionando a tu propia experiencia interna, puedes seguir funcionando y estar siendo atento a otras personas, a tu trabajo, tu paseo en bicicleta, etc.

Puedes convertirte en un envase más grande insertando una "voz de aceptación" en tu conciencia.

Encuentra una frase corta que te ayude a moverte a la aceptación de tu experiencia interna. La mía es sencillamente: "Está bien".  He practicado tanto esta voz que ahora surge por su cuenta cuando sea necesario.

La meditación es una situación ideal para esta práctica. Cuando te sientas en silencio con la intención de estar presente, tu mente invariablemente deambula, y surge una variedad de sensaciones y sentimientos. Cada vez que notas que tu mente deambula o que surge una sensación o un sentimiento, repita tu frase de aceptación y regresa al presente. Si sigues esta práctica, con el transcurso del tiempo encontrarás que eres menos reactiva y más capaz de fluir con cualquier experiencia y situación que encuentras.

Práctica: Esta semana elije  una frase de aceptación y practícala a lo largo del día.
 

Próxima Joya
La autoempatía, las necesidades y las peticiones
Joya Anterior
Domando su mente


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales