Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

Tener compasión vs. rescatar

Seguramente has escuchado esta frase: “Las personas tienen que salvarse a sí mismas. Tienen que querer cambiar”.

Posiblemente lo entiendes a nivel intelectual, pero cuando estás con una persona amada que está sufriendo y piensas que conoces un camino mejor, es bastante difícil no reaccionar.

Quizá te acercas, tratando de rescatarla, o quizá trazas un límite rígido, apartándote y diciendo algo como, “Es tu problema; tienes que resolverlo”.

¿Cómo puedes mantener el corazón abierto cuando estás presenciando el dolor de una persona querida, y al mismo tiempo mantener límites sanos?

Primero, permítete reconocer todos tus pensamientos chacal, tus juicios, opiniones, y observa cómo te dejan sintiéndote:  enojado, resentido o sin esperanzas.  Podría ser algo como lo siguiente:

“Si ella me escuchara, estaría mucho mejor. ¿Por qué no se despabila y me hace caso? ¿Cómo puede tomar ese tipo de decisión? Ella sabe que así no lo va lograr”.

Segundo, toma un momento para aceptarte a ti mismo con compasión. Conéctate con tus propios sentimientos y necesidades. Por ejemplo,

“Me siento tan triste y frustrada al verla en esa situación. Quiero que sea feliz y saludable. Me siento tan confundida cuando veo las decisiones que toma. Ojalá pudiera entenderla mejor. Quiero ayudarla”.

Tercero, recuerda que esa persona siempre está haciendo lo mejor que puede en el momento, con los recursos emocionales, espirituales y mentales a su disposición. Los mejores regalos que le puedes dar es aceptar dónde está en la trayectoria de su vida, con la fe de que continuará evolucionando.

Cuarto, haz conexión con ella, adivinando sus sentimientos y necesidades, es decir, ofrezca empatía. Lo puedes hacer en silencio, en tu corazón, o lo puedes expresar verbalmente.

Es importante aquí recordar un concepto básico de la Comunicación Compasiva.

La satisfacción de las necesidades no depende de una persona, cosa, o comportamiento.

Así que, en vez de decir, “¿Necesitas que te ayude?” o “¿Necesitas que él esté allí para apoyarte”?,  podrías decir:  “Me imagino que necesitas ayuda y apoyo fiables”.

A veces es difícil limitarse a adivinar sentimientos y necesidades.

Las personas que tienen tendencia a querer rescatar a las personas podrán ver su empatía convertirse rápidamente en dar consejos, consolar, alentar, analizar, explicar, etc.

Las personas que tienden a apartarse del dolor de los demás, posiblemente no estarían dispuestas a escuchar con empatía. Quizá piensan que si dan empatía están indicando que están de acuerdo o están tomando responsabilidad.

En su definición más sencilla, la empatía es una acción que dice: “Estoy escuchando a tu corazón y me importas”.

La empatía no quiere decir que tienes que arreglar la situación, que la persona tiene que cambiar, o que hay algo que está bien o que está mal. Simplemente uno está de testigo con el corazón abierto.

Práctica

Toma un momento ahora mismo y piensa en una persona que valoras y a quien te gustaría ayudar. Cierra los ojos, respira profundamente, y relaja  tu cuerpo. Invita a tus emociones a fluir: enojo, frustración, desesperación, desilusión, dolor. Conéctate  con tus propias necesidades de ver a otras personas vivir con plenitud y abundancia, en particular las personas a quienes  quieres mucho.  Al conectarte  con tus necesidades, es posible que surja más dolor. Respira con calma a través de tu corazón, y permítete experimentar ese dolor.

Siente  tu aceptación de tu propia experiencia. Al relajarte más, podrás incluir a la persona amada que  sabes que está sufriendo.  Mírala, no en la situación que está ahora, sino como una persona que está en un camino hacia el despertar, con todas las vueltas dolorosas y alegres que eso involucra. Permítete saber que esa persona está en manos y está siendo cuidada por algo mucho más grande que tú.

Próxima Joya
La elección
Joya Anterior
Interrumpir para conectar


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales