Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

Entre la autocrítica y la auto-empatía

Al nivel más básico, cambiar de la autocrítica a la auto-empatía requiere dos cosas:

  • conciencia del hecho de que te estás juzgando a ti mismo, y
  • una conexión, no importa cuán pequeña, con la parte tuya que sabe que, básicamente, eres bueno(a), pase lo que pase.
Cuando uno no tiene estos dos principios básicos interiorizados, la autocrítica aparece como culpa, ira, depresión, apatía, deshonestidad y violencia, por mencionar algunos.

Hace poco,  mi sobrina de cinco años se quedó a dormir en mi casa. Cuando se equivoca, a veces culpa. ¡Dice cosas como, “¡Lo hiciste mal!¡ Tenías que haber ... !”.  Como ella no tiene los dos principios básicos interiorizados, intenta protegerse al desviar la atención de ella misma.  Después que ella se calma un poco, le dejo saber que está bien cometer los errores y que cuando lo hace, en vez de culpar, puede simplemente decir, “Me equivoqué. Eso está bien ”.   Ella acepta esta retroalimentación fácilmente y lo pone en práctica el mismo día.

Al ofrecerle esto, mi esperanza es que le ayudará a mantenerse conectada a su propio valor, independientemente de las circunstancias, y que aprenderá herramientas para hacerlo verbalmente.

Mi sobrina es bastante transparente en su intención de protegerse mediante la culpa. No siempre es tan obvio en las relaciones entre adultos. Un adulto con habilidad verbal puede empezar a culpar usando el análisis, antes de que te das cuenta de lo que está sucediendo.
Podrá decir, por ejemplo: cómo te equivocaste al hacer lo que hiciste (con una lista de razones convincentes) y cómo esto se relaciona con tu relación con tu madre (con una descripción detallada de esa relación,) y cuándo vas a tomar responsabilidad por tus temores (con una lista de tus temores), y si no te das cuenta de que tienes un patrón de conducta aquí (relatando incidentes pasados), etc., etc.

Si alguien te está culpando de esta manera, puedes comenzar a sentirte confundida y desorientada. Puedes tener dificultad para enunciar tus pensamientos y permanecer conectada a tus necesidades. Puedes tener dificultad para tomar decisiones que realmente te sirven.

El análisis es un concepto útil en la ciencia y en el mundo de la comunidad académica, pero en la mayoría de los casos es perjudicial cuando se aplica a los seres humanos.

Puedes tomar en cuenta estos aspectos básicos para recordar, cuando la culpa/el análisis es dirigido hacia ti:
  1. Responder a la culpa con algún tipo de refutación, “No! ¡Eso no es verdad! La realidad es que …”  muy probablemente acentuará la desconexión.
  2. La culpa es un síntoma del dolor y de las necesidades no satisfechas de la persona que está culpando. NO ES ACERCA DE TI.
  3. Puedes reorientar el diálogo con la empatía o con alguna petición básica, por ejemplo:
-“¿Estás dolido y deseas la comprensión?”(u otras suposiciones acerca de los sentimientos y las necesidades).

-“¿Me puedes decir lo que estás deseando en vez de decirme lo que estoy haciendo o lo que no estoy haciendo?

-“¿Podemos hablar ahora sobre lo que queremos hacer de manera diferente?

- "Al escuchar tu análisis acerca de mí, me siento confundida, y desconectada, y deseo ser comprendida. ¿Estarías dispuesto a contarme por qué  estás inconforme, en vez de hablar de mí?”

- “¡Pare! ¡Lo que estás diciendo no está bien conmigo! ¡Me siento asustada y deseo la conexión! ¡Me puedes contar lo que me has escuchado decir?”

Práctica: Esta semana toma nota cuando la culpa o el análisis se dirigen hacaa ti. Siente tus sentimientos y resiste el impulso de someterte, defenderte, apartarte, u ofrecer un contra-argumento. Pon  tus orejas de jirafa* y recuerda que no se trata de ti. Luego pon en práctica alguna de las maneras de reorientar la discusión, mencionadas anteriormente.

La próxima semana escribiré acerca de  cómo podemos movernos de la autocrítica a la auto-empatía.

* En la Comunicación No Violenta, el chacal representa cualquier uso del lenguaje o pensamiento que nos desconectan de la vida, mediante la crítica, el análisis, la evaluación, etc. La jirafa, en cambio, se refiere al cambio interno que experimentamos cuando nuestra intención es de conectarnos  con nuestros sentimientos y necesidades, y con los de otras personas.

Haga clic aquí para obtener una lista de sentimientos y necesidades universales:   http://es.wiseheartpdx.org/resources/12.pdf


Próxima Joya
Transformando la autocrítica en la auto-empatía
Joya Anterior
Empatía: Cuando aparecen los chacales*


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales