Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

¿Qué te estás diciendo?

Cuando te das cuenta de que estás reaccionando (sentir repentinamente el enojo, te cierras o te vuelves defensiva/o), la primera pregunta que te puedes hacer es “¿Qué acaba de suceder?” Repasa los eventos que precedieron a tu reacción para descubrir qué fue lo que te estimuló.

Al identificar lo que estimuló tu reacción, tienes la oportunidad de responder de un lugar centrado en lugar de un lugar reactivo.

El truco es identificar tanto los detonantes internos de tu reacción como los externos. Hay un evento externo, por ejemplo algo que alguien dijo. También hay un evento interno, que es el significado que le das al evento externo.

Veamos el ejemplo de Donaldo. En una sesión de terapia, sugerí que él y su pareja, Pamela, tomaran tiempo cada semana para enfocarse en compartir sus sentimientos y necesidades. Pamela dice que no se quiere comprometer a hacer espacio para eso los viernes porque tiene un compromiso fijo con unas amigas íntimas ese día.  Esa es la observación externa: lo que dijo Pamela. Si Donaldo le cuenta a Pamela que él reaccionó justo después de escuchar eso, ya están encaminados a entenderse.

Ahora, Donaldo debe identificar lo que él se dijo a sí mismo sobre el evento externo. 

Cuando te escuché decir, ‘el viernes no”, me dije a mí mismo que no soy el número uno en tu vida, que no soy importante”.

Cuando Pamela escucha lo que Donaldo se está diciendo, siente el impulso de intervenir y decirle que no es cierto, que él está equivocado por pensar así. Quiere decirle qué tan importante es. Por suerte, conoce el axioma de la Comunicación No Violenta: “empatía antes de educación”, y resiste su impulso de corregir a Donaldo.

Lo que necesita Donaldo primero es empatía, porque sin importar si lo que él se está diciendo es verdad o no, una parte de él así lo cree.

Pamela ofrece empatía: 

“Me imagino que cuando te dices eso, realmente duele porque quieres saber que eres amado e importante. ¿Es correcto?”

Donaldo asienta con la cabeza y se ve aliviado. Una parte de Donaldo sintió pena porque se dice que no debería reaccionar de esa manera. Al ofrecer empatía, Pamela le ayuda a disolver su voz crítica interior (chacal). Ahora Donaldo puede continuar a asumir responsabilidad por su reacción, sus sentimientos y sus necesidades.

Dice: “La verdad es que no es la primera vez que eso me estimula. Me siento frustrado porque quiero sentirme conectado contigo los viernes también. ¿Estarías dispuesta, el próximo viernes después de tu cita con tus amigas, a estar conmigo unos 20 minutos más o menos, para acurrucarte conmigo, o conversar sobre nosotros?”

Práctica 

A menudo, lo que te cuentas sobre lo que significa las palabras y las acciones de las personas surge de una creencia que fue establecida en tu niñez. Puedes empezar a disolver esas creencias al nombrarlas con claridad. Sacarlas de tu mente quita algo de su poder, y eso se puede hacer anotándolas en un diario o conversando con otra persona. Esto te da cierta libertad para determinar la verdad de la situación y responder conectado/a con tu corazón.

* **Haga clic aquí para acceder una lista de sentimientos y necesidades universales. http://es.wiseheartpdx.org/resources.html

Próxima Joya
Empatía: Cuando aparecen los chacales*
Joya Anterior
Cuando los niños mienten


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales