Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

¡Pero así no fue!

Cada uno de nosotros experimenta la vida a través del filtro de nuestras propias experiencia, creencias, estados mentales, estados físicos y actitudes. Por eso experimentas un evento dado de manera completamente diferente a la experiencia de tu pareja.  Pero cuando tus necesidades no están satisfechas y lo quieres expresar a tu pareja, lo primero que buscas es que él o ella exprese su acuerdo sobre lo que sucedió. Eso puede terminar en un argumento sobre quién recuerda mejor, cuando en realidad ambos recuerdan su experiencia del evento más que el evento en sí.
Sobre eso, una lectora de las Joyas escribió:

"Mi esposo tiene recuerdos que yo no recuerdo, recuerda palabras de que yo no me acuerdo haber dicho, como también acciones que él hizo que no recuerdo del todo. Me parece que, o yo puedo interpretar sus recuerdos como algo que el imaginó con base en sus propias inseguridades, o él puede interpretar mi falta de recuerdo de esos incidentes como negación de mi parte. ¿Existe una tercera opción?”.

La “verdad” es una necesidad universal, y esa necesidad se hace presente cuando escuchas a alguien que está describiendo un evento del pasado de manera distinta que tú lo recuerdas. Aun en una situación como esa, se puede enfocar en la verdad.

Puedes enfocar la verdad de la experiencia de esa persona, en lugar de la verdad de los hechos del evento.

Aun cuando  tuvieras acceso de manera mágica a un video del evento, eso no cambiaría la experiencia interna de cada persona en ese momento. Es la experiencia que desea la empatía, la sanación y la comprensión.

Para nuestra lectora, entonces, su tercera opción sería acercarse a su esposo con empatía, quizá así: “Cuando piensas sobre cómo recuerdas eso, ¿te sientes enojado y dolido porque tus necesidades de comprensión y respeto no fueron satisfechas? ¿Es así?”.

Su esposo puede responder con otro recuerdo que no corresponde al recuerdo de ella: “Así es, no te importó para nada como yo me sentía”.
Es muy tentador aquí entrar de lleno para argumentar tu caso: “Pero si me importó. Hice esto, y aquello, y lo otro para ti”.

Resista la tentación de argumentar tu caso. No conducirá a la verdad ni a la conexión.

Simplemente ofrezca empatía de nuevo: "Pensar que no me importabas te duele mucho. Quieres que considere tus sentimientos y necesidades. ¿Es así?".

Este intercambio puede repetirse varias veces mientras que su esposo absorbe cada vez más empatía y sanación. Cuando él ha recibido la empatía que necesita, ella notará un cambio en él, de relajación y alivio. Ahora ella puede ver si él puede escuchar lo que el evento significó para ella.
Otra vez, ella puede sentir la tentación de argumentar con él que los eventos no sucedieron cómo él los describió. Lo más seguro es que eso lo pondría a la defensiva y él podría interpretar que ella realmente no le estaba escuchando durante los últimos 20 minutos.

En lugar de eso, ella puede empezar expresando los sentimientos y necesidades que surgen en ella al escuchar lo que él dijo. Primero, ella le pregunta si tiene la capacidad de escucharla. Por ejemplo: "¿Quisiera saber si tienes la capacidad para escuchar lo que ha surgido en mi al escucharte?".

Esposo: Está bien.

Nuestra lectora de las Joyas: Al escuchar tu experiencia, siento tristeza y remordimiento porque importar es tan importante para mí, y te escucho decir que esa necesidad no fue satisfecha. Quiero avanzar y hacerlo de otra manera para que las necesidades de importar y comprensión pueden ser satisfechos para ambos. ¿Estarías dispuesto a proponer maneras distintas para hacerlo si vuelve a surgir una situación similar?

En este ejemplo en particular, nuestra lectora de las Joyas no se acordaba del todo de los eventos. En el caso de que ambos tienen recuerdos diferentes, ella puede haber expresado sus sentimientos y las necesidades que se hicieron presentes en ese evento, y pedido a su esposo a reflejarlos hasta que ella siente la conexión  y se siente sanada.

Es provechoso tener claridad sobre lo que realmente sucedió y a lo que alguien está reaccionando. También es importante no quedarse atrapados allí. Cuando alguien está expresando alguna emoción fuerte, escucha las palabras y luego déjalas ir. Son secundarias. Es la experiencia que quiere ser escuchada y sentida.

Práctica: Esta semana toma nota de tu impulso a corregir a tu pareja cuando describe un evento pasado. Trata de escuchar la experiencia, y no las palabras. Respira a través de tu corazón y luego adivina sus sentimientos y necesidades. 

Próxima Joya
Cuando los niños mienten
Joya Anterior
Preguntas: Una petición por empatía disfrazada


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales