Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

Soltar el enojo

Mantener el enojo hacia alguien por mucho tiempo requiere mucho trabajo mental. Primero, tienes que recopilar selectivamente cualidades negativas de la persona para crear una caricatura de esa persona en tu mente. Luego tienes que revisar constantemente los eventos negativos que confirman la validez de la caricatura que creaste. Luego ensayas argumentos mediante los cuales pruebas que tú tienes toda la razón y que la otra persona está muy equivocada.

He observado que esto sucede más a menudo con miembros de nuestras familias. Con el dolor y la pena que surgen de las relaciones con nuestros padres, hermanos, hermanas, abuelos, etc., a través del tiempo creamos una caricatura rígida. Si como adultos vemos esas personas con poca frecuencia y no sanamos el dolor en esas relaciones, podemos continuar alimentando nuestro enojo hacia ellos.

Para soltar ese tipo de enojo, generalmente empezamos ofreciéndonos auto-empatía o recibiendo empatía de otra persona con respecto al dolor que hemos experimentado y las necesidades insatisfechas. Con concentración y trabajo interior, puedes sanarte, recuperar tus necesidades, y aprender a satisfacerlas de manera consistente. Posiblemente encontrarás que tienes espacio para sentir compasión. Puedes empezar a soltar el enojo, mirando a esa persona con una perspectiva más amplia. Puedes empezar simplemente con los hechos básicos de su vida. ¿Dónde creció? ¿Cómo fue tratado por su familia y sus compañeros? Cuando era joven, ¿qué hacía bien? ¿Qué retos tuvo que enfrentar? Puedes continuar hacienda ese tipo de pregunta acerca de cada etapa de la vida de la persona hacia quien sientes enojo desde hace mucho tiempo.

Después de un período intenso de hacer mi propio trabajo de sanación, empecé a desenmarañar la caricatura de mi padre. Primero, dejé de mirarlo como una persona abusadora, para verlo como una persona con una enfermedad mental. Luego empecé a percatarme de su sufrimiento. Luego, pude verlo como un niño adolorido. Lentamente, con el tiempo, empecé a ver y apreciar su corazón y sus dones y regalos.

Muy a menudo, el enojo es parte del proceso de sanación. El enojo nos señala que nos estamos percatando de algunas necesidades insatisfechas y que queremos luchar por satisfacerlas. El enojo nos puedes dar el impulso inicial para establecer límites y pedir lo que necesitamos. Es fácil confundirse y creer de manera subconsciente que el enojo es lo que nos permite satisfacer nuestras necesidades y que nos protege contra más dolor. En realidad, es nuestra capacidad para nombrar nuestras necesidades y honrarnos a nosotros mismos lo que nos mantiene sanos y salvos. Al reconocer esto, podemos empezar a soltar el enojo y sentir compasión por las personas que se comportaron de manera que no satisfacieron nuestras necesidades.

Práctica

Toma un momento ahora para ver si hay alguien por quien todavía sientes enojo. Si has hecho tu trabajo interno para sanar esa relación, ¿estás listo/a para soltar ese enojo? Empieza a reflexionar sobre la vida de esa persona. Si sientes que tienes cierta apertura para hacerlo, continúe con los aspectos específicos que mencioné en el tercer párrafo arriba. Si lo intentas y sólo sientes tu propio enojo y dolor, entonces dedica más tiempo a la auto-empatía.

Próxima Joya
"Ataques" verbales de parte de desconocidos
Joya Anterior
Ver las cosas con ojos críticos, y la transformación


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales