Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

La empatía cuando las cosas andan bien

Adivinar los sentimientos y las necesidades de alguien es obviamente de más ayuda cuando existe una dificultad o una desconexión. Entablar una conversación con empatía en esas situaciones es sólo el comienzo de una conexión muy enriquecedora que puedes crear.

Un amigo recientemente regresó de una visita de una semana con su familia. Ha estado aprendiendo la comunicación no violenta (CNV), y estaba enfocando su práctica en la empatía. Le pregunté cómo le había ido al ofrecer empatía a su familia. Contestó que todo andaba bien y que no fue necesario ofrecer empatía. Al mismo tiempo, mencionó que las conversaciones le parecieron superficiales y que había añorado una conexión más profunda con su familia.

Adivinar los sentimientos y las necesidades de otra persona “cuando las cosas andan bien” también puede profundizar y dar más significado a nuestras conversaciones. De cierta manera, este tipo de empatía requiere más sutileza y destreza.  Veamos algunos ejemplos.

Ejemplo 1

Tu sobrino de 15 años diceMe gusta pasar el rato escuchando mi iPod.

Tu: ¿Es una manera de distraerte de todo? (necesidad de descanso)

SobrinoNo sé. Simplemente me gusta.

TuClaro, te diviertes haciéndolo, ¿verdad? (necesidad de juego)

SobrinoSi, todos los días agrego nuevas canciones.  ¡Escuche esta!

 Ejemplo 2

Abuela: Sabes, cuando trabajé en la biblioteca, el alcalde me reconoció por la excelencia de mi trabajo.

Tu (haciendo interrupción)Qué bueno ser reconocida, ¿verdad?

AbuelaSi. El nombre del alcalde era … . (Ella continúa contando la historia de la manera que lo había empezado.) … la alcaldía estaba llena de gente cuando me hicieron el reconocimiento.

Tu (haciendo interrupción)Así todos pudieron darse cuento de tu trabajo, ¿verdad? (necesidad de ser vista)

 Ejemplo 3

Tío: Para mí, la decisión del presidente es acertada.

Tu: ¿Apoyas su apoyo a las escuelas públicas? (necesidades de comunidad y de apoyo)

Tío: Bueno, simplemente no hay nada más importante. Si no educamos a los jóvenes, tendremos más delincuentes de los que hay ahora.

Tu: En otras palabras, ayudar a los jóvenes y mantener segura a la comunidad (necesidades de contribución y seguridad)

Tío: Pues, es lo que tenemos que hacer.

Tu: Es la base para muchas cosas, ¿verdad?  (necesidad de seguridad)

Tio: Cierto, me hubiera gustado tener más ayuda cuando era adolescente.  Me portaba loco y me metí en muchos problemas.

Tu: ¿Te hubiera gustado recibir más apoyo. ¿Cuál fue tu experiencia cuando eras adolescente?  (Cuando tu tío empieza a compartir a nivel personal, tu curiosidad surge de manera genuina y le haces una pregunta que le da oportunidad de expresarse. La empatía ha ayudado a tu tío a sentirse suficientemente seguro como para compartir algo personal).

En estos ejemplos, tal vez notaste que no adiviné los sentimientos. A veces referirse a los sentimientos puede crear más vulnerabilidad de la que quiere experimentar una persona cuando están en una conversación tipo “todo anda bien”. Escucho para detectar las necesidades subyacentes a cada expresión, y los reflejo con un tono llano y un mínimo de palabras. La combinación del tono y las pocas palabras invita a la persona a profundizarse.

Si usamos más de seis o siete palabras, y un tono cargado de emoción, quitamos en enfoque de la otra persona y lo volcamos hacia nosotros. Cuando esto sucede, la otra persona puede pensar que estás tratando de “psicoanalizarla”, o que simplemente no estás escuchando.

Tener una actitud humilde y de curiosidad, como también una intención y compromiso fuertes para crear más vida y autenticidad en cualquier relación, puede enriquecer, profundizar y contribuir más al significado de cuando “todo anda bien”.

Práctica

Esta semana busca una oportunidad para enriquecer una relación que anda bien, pero que no es particularmente enriquecedora para ti. Escucha para ver si puedes detectar hasta una celebración pequeña expresada por la otra persona y adivina una necesidad satisfecha. También puedes realizar auto-empatía cuando las cosas andan bien. Al final de un día satisfactorio, siéntate con la lista de necesidades* e identifica las necesidades que fueron satisfechas para ti ese día, y cómo las satisfaciste.

*Encontrarás una lista de sentimientos y necesidades en: http://es.wiseheartpdx.org/resources/12.pdf

Próxima Joya
No lo tomes como algo personal
Joya Anterior
Tu jefe vociferante


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales