Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

Reglas y colaboración en el trabajo

Si alguna vez has trabajado con, vivido con, o formado parte de un equipo de personas por más de unos pocos días, seguramente has experimentado frustración, irritación, y exasperación sobre cómo alguno de ellos no está haciendo lo que “debe” estar haciendo. Tienes una idea sobre cómo las cosas deben suceder para satisfacer las necesidades de todas las personas involucradas, y … por supuesto, alguien no está cumpliendo con tu idea.

Quizá surge la tentación de repasar las reglas con esa persona, para recordarle de sus responsabilidades específicas. Quizá estás pensando algo como esto: “Si le digo suficiente veces lo que debe hacer, lo hará”. Estás asumiendo que esa persona tiene necesidad de información y claridad, y que la falta de claridad es la causa de su comportamiento.

Cuando has estado en un grupo por un tiempo, es poco probable que uno de sus miembros no ha recibido la información que necesita acerca de papeles y reglas. Así, cuando te acercas a alguien sintiendo irritación, para recordarle de las reglas, es probable que te encontrarás con algún tipo de resistencia.

Cuando hay un sentido de comprensión mutua y respeto en un grupo, las personas desean de manera natural comportarse de un modo que apoya a todos. Por lo tanto, para crear la colaboración que deseas, es importante fortalecer los lazos y las relaciones. Si notas que te sientes irritada/o con respeto al comportamiento de alguna persona del grupo, lo primero es darte empatía a ti mismo. Identifica la irritación y pregúntate que necesidad no está siendo satisfecha para ti. Lo que siguen son unas preguntas que pueden ayudarte a identificar tus necesidades:

  • ¿Qué es lo más importante para mí en esta situación?
  • ¿Qué deseo?
  • ¿Qué es realmente lo más importante para mí?
  • Si esta persona hiciera lo que deseo que haga, ¿qué necesidades imagino serían satisfechos para mí y para nuestro equipo?
Al conectarte con la energía de tus necesidades, te liberas del estado de contracción producido por la irritación. Como resultado, es posible que otros sentimientos surjan, como por ejemplo, la preocupación o la desilusión.

Una vez que te reconectas contigo mismo/a, tienes el espacio para sentir curiosidad con respecto a tu colega. Puedes tratar de imaginar lo que está pasando en su mundo que puede estar contribuyendo al comportamiento que te está irritando. Puedes adivinar los sentimientos y las necesidades que posiblemente están vivos para él o ella.

También puedes poner atención en lo que la persona hace que sí satisface tus necesidades. Es muy fácil olvidar que no sientes irritación en muchas ocasiones, o que muchas veces nos sentimos contentas/os. Puedes fortalecer lazos con esa persona al reconocer lo que sí está funcionando bien para ti, es decir, el comportamiento que has apreciado en otras ocasiones (y que puede ocurrir con más frecuencia que la que da lugar a la irritación).

Cuando existe conexión y aprecio genuinos para el otro, puedes abordar la situación difícil con curiosidad y comprensión. En ese contexto, las dificultades tienden a aclararse y resolverse de manera natural. Lo que sigue es un formato básico para iniciar una conversación con alguien cuyo comportamiento no está funcionando para ti.
  1. Expresa las dos observaciones que están en conflicto. Por ejemplo, “Te escuché decir en la reunión de la semana pasada que querías terminar el proyecto con Daniel, y esta semana te he escuchado decir que no tienes tiempo para hacerlo”.
  2. Expresa tus propios sentimientos y necesidades: “Así que me siento frustrado y confundido porque realmente quiero que este proyecto sea un éxito para todos nosotros”.
  3. Expresa el beneficio de la duda: “Sé que a ti también te importa, así que me imagino que algo importante ha surgido para ti”.
  4. Haz una petición para crear comprensión mutua: “¿Estarías dispuesta a tomar unos 10 o 15 minutos ahora para compartir lo que te está sucediendo con relación a esta situación”?

Aún si sigues estos pasos y abordas la conversación con curiosidad auténtica, es posible que la otra persona no confíe inmediatamente en tu intención. Desafortunadamente, muchos de nosotros hemos tenido experiencias anteriores que han creado temor a la crítica y al castigo, y por lo tanto, nuestro impulso es responder de manera defensiva. Si la persona reacciona de manera defensiva, no vaciles: asegúrala de tu intención y repita tu petición. La clave es hacer caso omiso al contenido de la respuesta defensiva, y seguir adelante en tu búsqueda de la comprensión mutua.

Práctica

Toma un momento ahora para reflexionar sobre un colega al que respondes con irritación. Observa tus pensamientos críticos y tus juicios acerca de él o ella. Toma nota del cuento que te estás contando sobre esa situación, y localiza  tus propios sentimientos y necesidades. Luego, imagina la conversación que podrías tener con esa persona, siguiendo los pasos 1 a 4. 

Próxima Joya
Crea un lugar seguro para las peticiones
Joya Anterior
Invalidar los sentimientos de otra persona vs. escuchar con empatía


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales