Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

Cuando tu pasado aparece en el presente

Como es de tu conocimiento, a veces el dolor de una herida vieja reaparece aunque no tenga mucho que ver con el presente. Hace poco una estudiante mía compartió un lema que ella tiene y que la ayuda en esas situaciones: "Si la reacción es histérica, la situación es probablemente histórica". Al recordar eso, ella logra desacelerar una reacción fuerte para luego hacerse preguntas como: ¿Algo como esto me ha sucedido anteriormente? ¿Esto me recuerda a otro tiempo en mi vida? ¿Qué pensamientos han surgido sobre lo que acaba de suceder?

A menudo encuentro que si le hago una de esas preguntas a alguna persona, generalmente ella o él puede nombrar el evento histórico o la relación pasada  que la situación actual les recuerda. Sin embargo, muchas veces encuentro que la gente se pierde allí. Empiezan a seguir el camino del autoanálisis o a contar cuentos largos sobre lo sucedido. Poder nombrar o analizar una herida vieja no contribuye mucho a la sanación o la conexión. Después de tomar conciencia de que tu pasado está reapareciendo en el presente, hay dos pasos importantes a tomar.

Lo primero es tratar la herida vieja con empatía e información. Conéctate con tus sentimientos y necesidades acerca de los eventos pasados. Luego comunica a esa parte que ya la situación antigua ha pasado. Si quieres, puedes conversar con la herida vieja como si fuera otra versión de ti, expresando empatía y aceptación.

Ofrezco un ejemplo. Hace poco estaba jugando baloncesto con mi esposo y mi suegro. Me di cuenta que no está recibiendo la bola por igual. Esa percepción me estimuló un dolor viejo, y me encerré en mi misma. Si no fuera por esa reacción, lo hubiera expresado y pedido un cambio en la forma en que estábamos jugando. Sin embargo, el dolor que surgió es conectado con lo que sentía cuando era niña y llegaba a una nueva escuela (cambié de escuela muchas veces en mi juventud). Ahora, con afecto refiero a esos sentimientos como “el asunto mío de pertenecer”. En la situación mencionada, el sentido de rechazo que surgió en mí fue tan fuerte que salí del juego y tuve que tomar algún tiempo para conectarme con mi mismo. Después de algunos minutos, se calmó mi reacción y pude verlo por lo que era.
Al ofrecer empatía a mi misma  dije, "Claro, te duele ahora porque es un punto tierno en ti y todavía se está sanando. Desde luego quieres sentirte incluida. Fue doloroso cambiar de escuela  y ser la niña nueva en la clase tantas veces. En este momento, tengo muy claro que esas dos personas te aman y te quieren incluir".

Lo más importante aquí es la capacidad de aceptar con cariño todas las partes que todavía se están sanando y que a veces estimulan reacciones fuertes. Contribuye a la sanación, la aceptación y tomar conciencia en el momento de cómo la necesidad está siendo satisfecha y que en realidad no está amenazada.

Luego, tomas en cuenta las necesidades vivas en la situación actual. Una vez que te hayas conectado con tu pasado, con respeto y honor, quieres acordarte de honrar la situación del presente. Probablemente tienes sentimientos, necesidades y una petición pertinente para la situación dada.

Siguiendo con mi ejemplo, al sentarme con mi suegro y mi esposo en la banca del parque, les comuniqué que se había reactivado ese dolor antiguo relacionado con mi necesidad de pertenecer. Ambos me ofrecieron empatía y aceptación. Luego conversamos acerca de cómo podríamos jugar para que los tres participáramos de manera igual. Mi necesidad en esa situación fue de igualdad, de participación y diversión. Juntos pudimos encontrar una manera de jugar juntos que satisfacía las necesidades de los tres.

Solo porque reconoces que una situación ha desencadenado un viejo dolor no significa que tienes que “ser fuerte y superarlo”. Date empatía para la herida pasada, luego considera tus necesidades en la situación actual, y finalmente haz una petición con la intención de satisfacer tus necesidades.

Práctica: Toma tiempo ahora para reflexionar sobre una situación reciente en la cual tuviste una reacción muy fuerte. Pregúntate si la situación te recordó  algo que experimentaste en el pasado. Nombra la herida pasada, como también los sentimientos y las necesidades asociadas con ello. Luego nombra  otros sentimientos y necesidades que están asociados únicamente con la situación actual. Encuentra  una petición que quizá pudiste haber hecho en el momento, o que posiblemente todavía puedes hacer.

Próxima Joya
Afrontar la crítica con la crítica
Joya Anterior
Empezando con la atención consciente y los chacales


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales