Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

El lenguaje jirafa

Sus relaciones personales son una de las partes más centrales e importantes de su vida. También pueden ser las que presentan más desafíos. Si usted está leyendo esto, probablemente está muy consciente de que tener relaciones nutritivas caracterizadas principalmente por felicidad y apoyo, requiere de una cantidad increíble de energía, habilidad, consideración y voluntad para crecer y extenderse más allá de sus capacidades actuales. Espero que esta serie de notas se convierta en uno de los muchos recursos que usted use para apoyarse en sus relaciones, y que encuentre que los conceptos, las aptitudes y los ejemplos son aplicables de inmediato y pertinentes para sus experiencias.

Lo que sigue es una introducción breve a la Comunicación no Violenta (CNV), desarrollada por Marshall Rosenberg (www.cnvc.org), así como la explicación de algunos términos específicos que encontrará en esta serie.

La Comunicación no Violenta (CNV) tiene como finalidad crear una calidad de conexión interpersonal inspirada en un natural dar desde el corazón. La premisa de este trabajo es que nuestro estado natural es uno de compasión y conexión. No obstante, nuestra experiencia en la vida no es siempre compasiva o conectada. ¿Qué se interpone?

Lo que nos mantiene desconectados, cuando lo que más queremos es ser escuchados y comprendidos, es el uso del lenguaje y la manera en que el lenguaje puede enviar, a veces sin intención y a veces intencionalmente, mensajes de  culpa y juicio.  En la CNV cualquier uso del lenguaje que estimula la desconexión se denomina “chacal”.

El lenguaje chacal (comunicación que enajena la vida) se expresa de diversas formas. Una de ellas es lo que llamamos la honestidad chacal. La honestidad chacal se refiere a cuando emitimos juicios, diagnósticos y análisis de nosotros mismos u de otras personas. Quizá suene algo similar a esto: “Tengo que ser honesta conmigo mismo. Soy madre pésima”.  Esto es un juicio, y no nos conecta a lo que está vivo en el corazón. Si nos expresamos en el lenguaje jirafa de la CNV, quizá diríamos lo siguiente, “Cuando pienso en cómo alcé la voz con mis hijos anoche, siento pesar y tristeza porque mis necesidades de respeto y comunicación no fueron satisfechas. Voy a decirles que, la próxima vez que me siento frustrada, me comprometo a hacer una pausa antes de hablar con ellos”.

En la Comunición no Violenta (CNV), un juicio describe lo que usted “es”, mientras que un diagnóstico es una opinión acerca de “por qué usted es así”. Cuando alguien en su presencia está expresando dolor, quizá usted quiere  tratar de determinar lo que le pasa, en un intento de aliviar ese dolor. Por ejemplo, si un amigo le dice que se siente muy irritado porque no puede concentrarse en la clase, su reacción podría ser de sugerir (diagnosticar) que posiblemente padece del síndrome de déficit atencional y que conoce un tratamiento homeopático que le ayudaría. En lugar de ser recibido como algo útil, es probable que ese diagnóstico estimule una actitud defensiva en su amigo. Lo más probable es que desea saber, antes que nada, que usted lo ha escuchado y que es importante para usted.

Cuando recurrimos al análisis estamos describiendo la matriz de causalidad del dolor de la persona. Quizá suene algo como esto, “Te das cuenta, Maritza, que el hombre con quien te casaste es igual a tu padre. Así que estás sacando toda tu ira hacia tu papá en tu esposo”. Este análisis no ayuda a Maritza a conectarse consigo mismo, ni con usted.

Uno de los chacales más populares es el que llamo el chacal resistente. Este es el chacal que no quiere aceptar la vida tal como es, y se expresa más frecuentemente usando el verbo “deber”. Algunos ejemplos son: Usted debe trabajar más. Debía haber tomado eso en cuenta. La depresión, la ira, la culpa y la vergüenza son sentimientos que señalan que este chacal está presente.

Otras categorías del idioma chacal  son las exigencias, la idea de merecer, y la denegación de la responsabilidad. Las exigencias indican que estás dispuesto a satisfacer tus necesidades a expensas de las necesidades de otras personas. En cambio, el concepto de merecer está ligado al paradigma de la recompensa y el castigo. Pensar que merecemos (o no merecemos) algo envía el mensaje de que sólo merecemos satisfacer nuestras necesidades si nos comportamos según alguna norma o regla. Por otra parte, la negación de la responsabilidad está ligada implícitamente a las ideas de obligación y deber, y se caracteriza por frases como  Tengo que hacerlo. Son mis órdenes. Estoy siguiendo las reglas. Es mi obligación como hija. Pensar así nos desconecta del hecho de que siempre tenemos la opción de decidir entre alternativas.

En términos generales, el idioma chacal se caracteriza por intentar encajar la realidad en compartimientos estáticas de lo que debe y no debe ser, lo que es correcto y lo que es equivocado, lo que las personas son o no son. También tiende a alejarnos del presente momento y conducirnos hacia el mundo de las ideas y los análisis, de causalidades pasadas, o de ideas sobre cómo debe ser el futuro.

La jirafa es la metáfora que usamos en la Comunicación no Violenta (CNV) para representar la conciencia y la comunicación que nos conecta a la vida, porque la jirafa tiene el corazón más grande de los animales terrestres, y porque con su largo cuello tiene una perspectiva amplia de lo que la rodea. La intención de la conciencia jirafa es de conectarnos continuamente a lo que está vivo en el momento, con aceptación y compasión, y actuar desde ese sitio de conexión.

El lenguaje jirafa tiene dos modalidades básicas: recibir con empatía y expresar con honestidad. Cuando escuchamos con orejas de jirafa, estamos poniendo atención a los sentimientos y las necesidades de la persona que habla, independientemente de las palabras que está usando. Recuerde que todo lo que decimos o hacemos es un intento de satisfacer o estar en armonía con las necesidades universales. Cuando usamos las orejas de jirafa, la vida es mucho más fácil. Nos damos cuenta de que, donde antes escuchábamos las críticas o los ataques, ahora escuchamos la expresión de necesidades. También podemos dar vuelta a las orejas de jirafa para enfocarnos en nuestro interior. Podemos aprender a escuchar nuestras propias voces internas de duda, juicio y crítica como expresiones de nuestros sentimientos y necesidades. Cuando volteamos nuestras orejas de jirafa hacia adentro, podemos liberarnos del dolor de la autocrítica.

Cuando usamos el lenguaje de jirafa, elegimos palabras que revelan con claridad el contenido de nuestros corazones y de nuestras mentes. Podemos hacer cinco distinciones básicas, y la forma en que nos expresamos lo refleja.

Primero, aprendemos a distinguir entre lo que en realidad sucedió y nuestras interpretaciones de ello.

Segundo, reconocemos que la causa de nuestros sentimientos son nuestras necesidades, al decir, por ejemplo: “Me siento triste porque necesito comprensión,” en lugar de: “Me siento triste porque no me quieres comprender”.  Esta última oración  culpa a la otra persona  por  nuestros sentimientos.

Tercero, aprendemos a distinguir entre los sentimientos y las interpretaciones. Por ejemplo, “rechazar” no es un sentimiento sino que una interpretación de lo que usted cree que alguien le está haciendo. Cuando interpretamos el comportamiento de otra persona de esta manera, probablemente experimentamos sentimientos de dolor y tristeza.

Cuarto, aprendemos a reconocer la diferencia entre las necesidades universales y las estrategias que usamos para satisfacerlas. Por ejemplo, “Me siento aburrida porque necesito diversión” señala una necesidad, mientras que “Necesito una nueva bicicleta” identifica una estrategia para satisfacer la necesidad de diversión.

Finalmente, en vez de pedir las cosas de manera indefinida, aprendemos a expresar peticiones que son específicas y conectadas a nuestras necesidades. Por ejemplo: “Necesito orden en nuestro trabajo conjunto. ¿Estarías dispuesto a avisarme con un día de antelación si no asistirás a la reunión el viernes?” expresa una necesidad y contiene una petición específica. En cambio, “Sea más considerada” implica una necesidad y no es una petición específica.


Lo más importante de recordar acerca del lenguaje jirafa es que la intención es crear conexión al escuchar y hablar con el corazón abierto.

Próxima Joya
Tener un plan para transformar tu pareja
Joya Anterior
¿Qué es la Comunicación No Violenta?


2 Respuestas

  1. Jun 01, 2012
    Jessenia Rivera

    Me siento muy feliz de haber tenido la posibilidad de aprender a conectarme con mi vida interior. Especialmente me liberó mucha tensión el escuchar con orejas de jirafa, imagino o me pongo en el lugar de la otra persona. Esto ha hecho que me sienta menos ofendida y enojada.
    Muchas gracias por esta joya, que en realidad eso es una gran joya.
    Felicidades
    Jessi, CR

  2. Jan 19, 2017
    Karina Mejia

    Muy interesante me gustaría aprender más a cerca del tema

¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales