Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

Antes de conversar sobre el dinero

A menudo, las conversaciones sobre el dinero son estresantes y reactivas. Estás hablando acerca de algo que está directamente vinculada a tu sentido de seguridad. La seguridad es una necesidad clave de la supervivencia. Si imagines que tu seguridad está amenazada, fácilmente te sobrecargarás de emociones y entrarás en una modalidad de pelear, huir, o quedar inmovilizada. Hay por lo menos dos maneras básicas para evitar esto cuando se trata de dinero.

Primero, antes de empezar una conversación sobre el dinero, crea un sentido de seguridad con tu pareja. Esto se puede hacer afirmando en voz alta que ustedes dos son un equipo. Podrías decir algo como lo siguiente a tu pareja: “Quiero que sepas que me importan tus necesidades y que estoy comprometida con dialogar de manera respetuosa y atenta contigo,  hasta poder encontrar maneras para satisfacer las necesidades de ambos”.

Para una pareja que está verbalmente orientada, escuchar estas palabras puede contribuir mucho. Una persona orientada de manera más cinestésica podría recibir el mismo mensaje mediante el afecto físico. Un abrazo, o estar tomados de las manos,  antes de y durante una conversación sobre el dinero puede contribuir al sentido de seguridad y solidaridad.

Una segunda manera de prepararse para una conversación sobre el dinero es tomar el tiempo para realmente entender lo que cada uno trae a la conversación,  con respeto a su relación con el dinero. Esto puede incluir que cada uno tome tiempo a solas para reflexionar  sobre lo que ha afectado su relación con el dinero, antes de que se conocieran, y ojalá desde su niñez.

Al hacer esta reflexión, puedes anotar tres o cuatro experiencias importantes que viviste en cada etapa de tu vida: niñez, adolescencia, y tus años de adulto/o antes de conocer a tu pareja. Para cada una de esas experiencias, puedes hacerte preguntas claves como: ¿Qué fue positivo y qué fue negativo?,  ¿Qué convicción sobre el dinero se desarrolló en mí, basado en esa experiencia?, ¿De qué manera está afectando esa experiencia mi relación con el dinero en el presente?

Después de que cada uno ha hecho ese ejercicio, coordinen un tiempo para compartir estas reflexiones. Si la relación con tu pareja está en un punto muy vulnerable o reactiva, podría ser mejor que una persona comparta un día, y luego el otro comparta otro día.
Esto evitará comparaciones y actitudes defensivas. Antes de compartir, acuerden escuchar con curiosidad, con la posibilidad de hacer preguntas aclaradoras, pero sin ningún intento de analizar o diagnosticar problemas actuales basadas en lo que se escucha. El propósito de compartir las experiencias es de crear comprensión empática sobre los antecedentes que cada un trae a la conversación sobre el dinero.

Práctica 

Conversa esta semana con tu pareja para crear un tiempo y espacio para practicar crear un sentido de seguridad antes de una conversación sobre el dinero, o toma tiempo para reflexionar sobre tu relación histórica con el dinero,  qué todavía está presente en ti, y compártelo con tu pareja.

Próxima Joya
La reactividad y los acuerdos
Joya Anterior
Buenas intenciones y estrategias trágicas


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales