Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

La reactividad y los acuerdos

Cuando reaccionas hacia tu pareja con palabras bruscas, un berrinche, o cerrándote en banda, tu pareja queda herida de sentimiento, desalentada, y/o frustrada y probablemente necesita consideración y cariño. De su dolor, quizá estalle y te diga que nunca vuelva a hacerlo de nuevo. Dices que estás de acuerdo en no reaccionar de esa manera otra vez, pero tristemente, tú y tu pareja pueden encontrarse repitiendo ese ciclo de todos modos.

Es importante establecer límites sobre los comportamientos que no estás dispuesto a aceptar en tu relación. Aunque conocer y mantener estos límites es esencial, es sólo un paso en cuanto a manejar reactividad en su relación.

Otro paso importante es tener acuerdos realizables acerca de cómo manejar la reactividad. Ponerse de acuerdo alrededor de la reactividad requiere que estás consciente de que la misma reacción ocurrirá nuevamente. Al aceptar esto, luego tienes dos tareas.

Primero, toma tiempo para reflexionar sobre tu reacción. Identifica todo los signos pequeños que llevan a ello. Examina todas las dimensiones de tu experiencia: pensamientos, energía, postura, comportamiento, fisiología, impulsos, sentimientos y creencias. Además, toma nota de las circunstancias anteriores a tu reacción como: falta de sueño o alimento, justo antes de una fecha límite de trabajo, momentos estresantes con la familia, etc. Cuanto más sabes acerca de tu reactividad, más podrás prever que está surgiendo, más rápidamente podrás intervenir contigo mismo.

Segundo, cambia tu enfoque de lo que no harás a lo que harás. Ponte de acuerdo con tu pareja acerca de lo que harás al primer signo de la reactividad. Algunas respuestas conductuales pequeñas y realizables a la reactividad pueden incluir lo siguiente: respira tres veces profundamente antes de hablar, pedir una pausa, di :   "¿Estoy reaccionando, podría decirme eso de otra manera?”, decide sobre una señal no verbal para detener la acción, como poner tu mano en tu corazón, salir a caminar, etc.

Si tú y tu pareja tienen un acuerdo acerca de cómo pueden abordar la reactividad y pueden mantener ese acuerdo, la reactividad puede convertirse en una manera de fortalecer la confianza en vez de erosionarla.

Práctica

Toma  un momento ahora para reflexionar sobre la última vez que estuviste en estado reactivo. Realiza los pasos arriba descritos y luego comparte con tu pareja la nueva manera en que quisieras manejar reactividad y averigüa si funcionará para él/ella.

Próxima Joya
Igual no quiere decir idéntico
Joya Anterior
Antes de conversar sobre el dinero


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales