Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

Tomando decisiones cuando te sientes abrumada(o)

Empiezas a sentir que tu mente está ofuscada y no puedes imaginar hacer ni una cosa más. Quieres escaparte a un lugar tranquilo y seguro, y estar sólo(a), o ir al cine y olvidarte del mundo. No terminas lo que empiezas, no cumples con los acuerdos que has hecho, no contestas el teléfono y los correos electrónicos. Estás abrumado(a).

Si tomas decisiones cuando estás abrumado(a), tiendes a hacer desórdenes en tus relaciones con las personas, que luego intensifican tu sentido de estar abrumado(a). Si esto ocurre con regularidad, posiblemente sientes que tu vida está fuera de control. Puede ser que sueñas que estás manejando un vehículo sin frenos, o que viras bruscamente fuera de la carretera a alta velocidad.  Tomar decisiones cuando estás abrumado(a),  tiene un impacto negativo en tus necesidades y en las necesidades de otras personas.

Como en cualquier estado reactivo, la primera intervención es simplemente reconocerlo y nombrarlo cuando sucede. Sólo reconocer que te sientes abrumado(a) te ayuda a distanciarte un poco de ese estado.

Después de reconocerlo, puedes permitirte sentir el estado de estar abrumado(a). Puedes decirte: “Me siento abrumado(a). Está bien que me sienta así. Es incómodo, pero puedo sentarme tranquilamente y simplemente tomar nota de mi experiencia”.

Luego, te puedes preguntar: “¿Qué necesito ahora mismo?”.  Esta parte es algo complicada, porque si contestas con la voz de abrumado(a), casi siempre te dirás que necesitas escapar. Desconfía del impulso de escaparte; a menudo ese deseo surge porque sientes inconscientemente una amenaza, basada en el pasado y no en lo que está sucediendo en el presente. Por ejemplo, si habías planeado ir a una actividad divertida, y luego te sientes abrumada(o), si superas tu impulso a escapar y vas a la actividad, es probable que te alegrarás de haber ido.

Las necesidades que más frecuentemente surgen cuando uno se siente abrumado son: descanso, apoyo, claridad, armonía y equilibrio, y estructura u orden.

Por último, comunica  a otras personas que te sientes abrumado(a). En vez de no contestar los correos electrónicos o las llamadas telefónicas por días y semanas, responde con algo tan sencillo como “Me siento abrumada ahorita; me comunicaré contigo lo más pronto posible”.   En algunas épocas de mi vida, mi firma en correo electrónico llevaba esa oración. No es siempre fácil informar a otros que uno está abrumado. Asimismo, puede ser que tienes una voz interna que te dice que siempre debes estar centrada y equilibrada. Aceptar y reconocer que ninguno de nosotros nos sentimos así en todo momento es parte importante del proceso de crear relaciones auténticas y confiables. 

Práctica  

Prepárate de antemano para la próxima vez que te sientas abrumada(o), haciendo un plan de acción. Haz  el intento de adivinar qué necesidades podrían estar insatisfechas, y que podrás hacer en el momento para satisfacerlas. Mantente atenta para la próxima vez que te sientas abrumada y experimenta  con tu nueva intervención.

Próxima Joya
Peticiones – Creando lo que quieres, paso a paso
Joya Anterior
Igual no quiere decir idéntico


1 Respuesta

  1. Aug 29, 2016
    Julia Vivas

    Gracias por orientar, abrumada es mi sentir en este momento, leerlo y comprender que en todo momento no me puedo sentir Centrada y Equilibrada ya es mucho!!.


    Miles de gracias!

¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales