Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

Peticiones – Creando lo que quieres, paso a paso

Hacer peticiones específicas, concretas y realizables es una de las destrezas más difíciles de dominar cuando uno está aprendiendo la comunicación no violenta (CNV). Nos encontramos con muchos obstáculos, por ejemplo, no queremos sentirnos vulnerables, no sabemos exactamente lo que podría satisfacer nuestras necesidades en el momento, sentirnos desesperanzados acerca de si  una petición nos podría ayudar, o no entender  bien la importancia de ser específico. En este artículo me enfoco en el último de esos obstáculos.

Durante los muchos años en que he trabajado con  parejas, he visto repetirse muchas veces los mismos patrones.  Uno de ellos, y quizá lo reconoces, es que, al tratar de reparar una relación, intentas alejarte de, o detener, lo que no quieres, en vez de crear lo que quieres. Después de explicar a tu pareja lo que no quieres, posiblemente le comunicas un deseo u otra necesidad de manera imprecisa. Cuando hay comportamientos que no satisfacen tus necesidades, es importante aclararlo; sin embargo, reconocer lo que no funciona quizá no te muestra un camino nuevo para los dos. Seguidamente daré unos ejemplos de lo que he escuchado cuando una persona en una pareja está actuando según ese patrón. Verás que muchas veces incluyen la vergüenza y la culpa; están subrayados en los ejemplos que siguen.

  • Cuando pienso en que me dijiste que no quieres que yo siga viendo a mi amigo Andrés,  porque eres muy inseguro y te sientes amenazado, me siento irritada porque necesito autonomía. ¿Podrías dejar de ser  tan celoso y simplemente confiar en mí?
  • Cuando escucho ese tono condescendiente con que me hablas, me siento frustrada porque tengo la necesidad de ser escuchada. ¿Estarías dispuesta a dejar de usar ese tono conmigo y tratarme con respeto?
  • Cuando no converso en el tono que a ti te gusta y te cierras y te niegas a hablar conmigo, como lo has hecho durante toda nuestra vida matrimonial, me siento enojada y adolorida porque necesito conexión. ¿Estarías dispuesto a dejar de cerrarte y darme la oportunidad de tratar de cambiar?
Ahora, miremos esos mismos ejemplos, quitando la culpa y la vergüenza, y cambiando las peticiones para que sean específicas y realizables.
  • Cuando pienso en la forma como expresaste que quieres que deje de ver a mi amigo Andrés, me siento irritada porque necesito autonomía y confianza. ¿Podrías dedicar 15 minutos ahora para compartir ideas conmigo sobre qué podemos hacer para fortalecer la confianza en nuestra relación?
  • Cuando escucho el tono que estás usando conmigo, me siento frustrada porque necesito respeto y ser escuchada. ¿Estarías dispuesto a hacer una pausa conmigo, para respirar tres veces calmadamente, y luego empezar de nuevo con un tono más suave?
  • Cuando converso en un tono que no satisfice tus necesidades, y me das la espalda y no me diriges la palabra para lo que queda del almuerzo, me siento enojada y adolorida porque necesito conexión. La próxima vez que te hable  con un tono que no satisface tus necesidades, ¿estarías dispuesto a decirme que estás escuchando ese tono y preguntarme lo que está pasando conmigo?
Estas peticiones son sencillas, están relacionadas con la situación del momento presente, y surgen directamente de las necesidades de esa situación. Cuando ayudo a las parejas a formular peticiones, observo cómo cambia la cara de la persona que recibe la petición: de estar abrumado, a alivio, y luego a tener esperanza.

Es una tarea difícil porque, cuando estás sintiendo mucho dolor, sientes urgencia de  asegurarte de que no vas a experimentar ese dolor de nuevo. Por lo tanto, tratas de detener el comportamiento de tu pareja, y tratas de obligarle a comprometerse a actuar de manera distinta por el resto de sus vidas juntas. Para salir de ese estado de reactividad, es importante poder relajarte y aceptar el dolor, la desilusión, etc., lo suficiente como para poder estar presente con tus sentimientos. Al hacer eso, tendrás la capacidad de adoptar una perspectiva más amplia y ver que, hacer reparaciones y construir conexión con tu pareja se hace paso a paso, cada vez, en cada situación que surge, y avanzando con pasos pequeños para crear lo que deseas.

Práctica

Toma unos minutos ahora para reflexionar sobre  las últimas tres veces que tú y tu pareja experimentaron desconexión. Reflexiona  sobre las peticiones que hiciste (si es que las hiciste). Tomando en cuenta tus necesidades y las necesidades de tu pareja, formula  tantas peticiones sencillas, específicas y realizables como puedas.

Próxima Joya
Reactividad automática
Joya Anterior
Tomando decisiones cuando te sientes abrumada(o)


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales