Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

Reactividad automática

¿Alguna vez te has percatado de que estás expresando una crítica o una opinión contraria de manera automática?
 
Si haces esto habitualmente con alguien,  durante un plazo largo, quizá sientas que te has convertido en una persona que no te caes muy bien a ti misma.  Cuánto más cosas encuentras para  criticar en una persona o idea, más negativa te conviertes, y cuánto más negativa eres, más críticas surgen. Te sientes irritable. Parece que todo te molesta. Has perdido tu equilibrio y la habilidad de centrarte.

A nivel más básico somos como una ameba. Aunque las amebas no hacen mucho, algo que hacen es apartarse de las cosas que no les gusta y se acercan a lo que sí les gusta.
 
Durante el transcurso de cada día tenemos impulsos similares a las amebas. Cuando no estamos conscientes de nosotros mismos y no estamos equilibrados, podemos sentir que durante todo el día estamos rebotando hacia algunas cosas y lejos de otras. Ser libre significa, en parte, tener suficiente conocimiento como para darnos cuenta de cuándo ese impulso nos está llevando hacia algún cosa o nos está apartando de otra, para poder decidir lo que realmente queremos.
 
Para interrumpir este tipo de reactividad automática en una situación con alguien cercano a ti, puedes hacer una pausa con la intención de centrarte cuando sientes ese impulso de alejarte mediante la crítica y las opiniones contrarias.  Al centrarte, puedes experimentar ese sentimiento de aversión, y luego preguntarte si responder automáticamente a ese sentimiento va crear lo que deseas en ese momento.

A nivel más complejo, la reactividad automática puede surgir de un deseo de establecer tu sentido de ser, con la esperanza de satisfacer tus necesidades de seguridad, pertenencia, autonomía, y otras más. Establecer un sentido de ser que es entero, integrado, y dinámico es un paso natural en cualquier camino de crecimiento y evolución.
 
Sin embargo, tratar de establecer tu sentido de ser mediante la expresión de lo que no te gusta y de lo que no estás de acuerdo te dejará con una sensación de vacío y apatía.
 
A menudo, establecer un sentido sólido de ser en relación con otras personas significa permitir y dar espacio para introducir pausas en cualquier interacción. Pedir tiempo para poder absorber lo que alguien dijo no sólo les comunica que realmente estás prestando atención, sino también te permite realmente elegir tu respuesta y no responder de manera automática. En esa pausa, es posible que te des cuenta que sientes curiosidad acerca de puntos de vista diferentes a los tuyos. Posiblemente regresas de la pausa con una pregunta para aclarar lo que escuchaste, o para adivinar la necesidad o buena intención detrás de lo que dijo la persona. O quizá sales de la pausa con claridad sobre tus propias necesidades y valores. En esos casos, podrás honrarte a ti mismo y a la persona con quien te estás comunicando para preguntarle si le interesaría escuchar tu perspectiva.
 
La habilidad de centrarte y pedir una pausa es una de las destrezas más importantes que puedes cultivar.  Con esa destreza puedes tomar decisiones que están alineadas con tus valores y lo que anhela tu corazón. Con esa destreza puedes transformar discusiones que se están intensificando en conversaciones colaborativas de respeto mutuo, que toman acciones basadas en necesidades universales.  (***Haga clic aquí para acceder una lista de sentimientos y necesidades universales.)

Práctica

Esta semana, escoge una situación sobre la cual reaccionas habitualmente con negatividad. Algunos ejemplos pueden ser:  cómo manejan otros conductores, personas que fuman dentro de la casa, personas que llegan tarde, un compañero de trabajo que te cae mal, un hijo que te ruega más tiempo para jugar con los juegos de video, tu pareja contando sobre un reto en su trabajo, el ruido que hacen los vecinos, etc. Escoge cualquier otra circunstancia y mantén la intención de centrarte. Luego, simplemente toma nota de tu reacción negativa, dejando pasar la intensidad de tus emociones hasta que puedas elegir la forma de que más te gustaría responder.

Próxima Joya
Pedir una pausa
Joya Anterior
Peticiones – Creando lo que quieres, paso a paso


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales