Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

Pedir una pausa

Me imagino que has tenido interacciones en las que perdiste el sentido de tu propia verdad y la capacidad de expresarla. Lo que empezó como una conversación normal terminó  en una argumentación, o en que acordaste hacer algo que realmente no querías hacer.

Poder pedir una pausa dentro de una conversación es una de las maneras más sencillas y efectivas para crear una conexión clara contigo mismo y con otra persona.  Durante la pausa, respiras lenta y profundamente, y te logras calmar. Puedes tomar nota de tu propia experiencia, preguntarte cuál es tu intención, y despertar la curiosidad acerca de las necesidades de la otra persona.

El primer paso en pedir una pausa en una conversación es cultivar tus destrezas para identificar lo que te previene de pedir una pausa.
Son muchas las razones que te pueden impulsar a responder inmediatamente en una interacción. Puede ser que la conexión es  tenua y quieras mantener el interés de la otra persona con tus palabras. Puede ser que sientes que debes complacer a la otra persona, por temor o sentido de culpa. Puede ser que una respuesta rápida te dé poder o efectividad y quieres estar en una posición superior. Puede ser que estás preocupado de que se te olvidará el punto que querías decir.

Piensa en la última conversación en la que te hubiera gustado decir lo que realmente es verdad para ti, y no lo hiciste. Fíjate si algún hábito de pensamiento, como los mencionados arriba, u otro, te detuvo. Haz una práctica diaria de tomar nota de esa reacción que te apoyará si deseas hacer una pausa en un momento crítico.

El segundo paso es darte permiso a ti mismo para volcar una parte de tu atención a tu interior y hacer caso omiso a los detalles superficiales. En los ambientes de estudio y trabajo aprendiste a enfocarte en el contenido y a monitorear los detalles. Esto es importante para aprender hechos y para realizar tareas prácticas.

No obstante, para crear una conexión personal, ese tipo de escucha puede convertirse en obstáculo. En una conexión personal, si estás enfocado exclusivamente en los detalles de lo que alguien está diciendo, perderás de vista lo que realmente es importante para él o ella.
Para crear una conexión personal atenta, deja descansar una parte de tu atención en tu centro. Permite que el resto de tu atención descanse en los sentimientos, energía, lenguaje corporal, y expresión de necesidades de la otra persona. Permítete sentir la incomodidad de no entender, y de no seguir el impulso de argumentar sobre el contenido. Luego enfoca tu atención en el sentido esencial de la interacción.

Si practicas de esta manera, podrás pedir una pausa en la conversación de manera oportuna porque podrás notar los puntos de tensión y desconexión cuando surgen, bastante antes de perder  tu centro al tratar de complacer a la persona u otra forma de reactividad. Hay muchas maneras de pedir una pausa. Aquí hay unos ejemplos:

  • Hmm, déme un momento para absorber lo que acabas de decir.
  • Necesito un momento para integrar eso.
  • ¿Podemos retomar ese tema en unos minutos?
  • Espera.  Déjame ver si entendí lo que dijiste.
  • ¿Podemos pausar por un momento?   Estoy perdiendo el hilo de lo que estás diciendo y realmente quiero entender.
Con tu pareja, es bastante útil acordar una señal visual confiable que pueda servir para ambos. Por ejemplo: cerrar los ojos, poner tu mano en tu corazón, poner tu mano en tu cabeza, alzar la mano, tocar suavemente el brazo o la rodilla de tu pareja.

Cuando se usa para crear más conexión, pedir una pausa se convertirá rápidamente en una reacción habitual en una pareja o una relación cercana. Sin embargo, si usas la pausa para interrumpir a la otra persona, para promover tu propia agenda, para corregir el punto de vista o lo que recuerda la otra persona, o para criticar o argumentar, el impacto sobre la confianza y la conexión será debilitarlos.
Después de la pausa, enfoca tu atención en la persona que estaba hablando y asegúrate de que esa persona se siete escuchada.

Práctica 

Esta semana, al final de cada día, revisa tus interacciones. Toma nota de las que pudiste permanecer atenta y centrada, y de lo que contribuyó a eso. Además, toma nota de las interacciones en las que perdiste tu centro y/o la conexión. ¿Qué interferió con tu sentido de conexión y tu capacidad de pedir una pausa y luego reconectar?

Próxima Joya
¿Consideras a tu pareja como el problema y la solución?
Joya Anterior
Reactividad automática


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales