Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

¿Consideras a tu pareja como el problema y la solución?

Cuando te sientes herida, deprimida, ofuscada, y generalmente infeliz posiblemente empiezas a buscar la causa. Como tu pareja está cerca y es la persona más presente en tu vida, podrías pensar que él o ella es el problema; también podrías pensar que es la solución a tu sufrimiento. Hay una manera particular de pensar que acompaña esa idea.

Alguna versión de la idea “Si sólo …”, convierte a tu pareja o otra persona, o evento, en la condición necesaria de tu felicidad y bienestar. Un ejemplo de un pensamiento “si sólo …” es: “Si él sólo hiciera... (fuera  o sintiera algo diferente), entonces yo …. (haría, sería, o sentiría algo diferente)”.

Con esta forma de pensar, el foco de control de tu experiencia es siempre externa. Es una forma que conlleva desempoderamiento y culpa.
Si esto es habitual para ti, es probable que estarás haciendo una de dos cosas: tratando de controlar a tu pareja, o postergando la satisfacción de tus propias necesidades y los sueños que tienes para tu vida. En cualquiera de esos escenarios, no eres la única persona que sufre. Tu pareja se convierte en el blanco de tu resentimiento. Resentirás a tu pareja, porque no importa cuánto intentas controlarlo o controlarla, él o ella continúa con su propia autonomía y trayectoria de vida.

El resentimiento también surge si culpas a tu pareja por tu decisión de postergar tus necesidades y sueños. Tu resentimiento puede expresarse mediante un sentido permanente de desconexión e irritación, o mediante comentarios críticos que parecen salir de la nada. Tu pareja o devuelve el ataque, o gradualmente crea más y más distancia física y emocional entre los dos.

Reconocer que tu pareja no es el problema,  ni la solución a tu felicidad,  no cambia el hecho de que su comportamiento tiene un impacto sobre ti. Cuando puedas reconocer esto, sin los matices de la culpa y el resentimiento, podrás emprender un proceso de auto-reflexión y expresión honesta en la que tomas responsabilidad por tu propio bienestar.

Un proceso de auto-reflexión honesta y responsable puede incluir los siguientes pensamientos:

  • Cuando él se comporta así, me doy cuenta de que me siento ______ porque no satisface mi necesidad de ________.
  • ¿Estaré equivocada en mi interpretación de su intención o de sus palabras?
  • ¿Estoy asumiendo algo que debería de consultar con él?
  • ¿Qué otra cosa podría yo hacer en esta situación?
  • ¿Tengo claridad de que su comportamiento no me satisface? ¿Quiero hacerle una petición para que él contribuya a mis necesidades haciendo algo distinto la próxima vez que nos encontramos en esa situación?
Cuando haces este tipo de reflexión es importante que te enfoques  en una interacción específica, y no generalizar. Estás haciendo un esfuerzo para reconocer tus propias interpretaciones y proyecciones, y confrontarlas antes de creerlas.

Práctica

Toma un momento,  ahora,  para reflexionar sobre los sueños que tienes para tu vida. ¿Hay un sueño que has abandonado, pensando que tu pareja es el problema o el obstáculo a tu sueño?  Escribe o simplemente toma nota de los detalles de esa historia. ¿Estás pensando “Si sólo …?” ¿Estás asumiendo algo acerca de tu pareja? ¿Qué costo está teniendo esta forma de pensar y forma de tomar decisiones en ti y en tu relación? ¿Has compartido alguna vez tu sueño con tu pareja, con honestidad y vulnerabilidad? ¿Estás dispuesta a hacerlo ahora?

Próxima Joya
Tu preocupación por el mundo
Joya Anterior
Pedir una pausa


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales