Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

El ciclo trágico de sentirse abrumado/a para luego retirarse

Si a menudo te sientes abrumada/o y tienes la tendencia a retirarte cuando estás estresado/a, entonces es posible que andas con una cara de “abrumada/retirada”, que puede estar contribuyendo involuntariamente a ese ciclo reactivo particular.

Una respuesta cálida, simpática y de bienvenida de otras personas es la mejor medicina para alguien que tiene la costumbre reactiva de sentirse abrumada para luego retirarse. Desafortunadamente, es muy poco probable que la expresión facial “abrumada/retirada” estimulará esa respuesta.
Hace poco estuve trabajando con un grupo grande de estudiantes. Uno en particular, Gregorio, portaba esa cara. Sus ojos estaban inexpresivos e inmovilizados. Su boca trazaba una línea horizontal por la cara. Su rostro estaba inmóvil, congelado, y le faltaba expresión o animación. La postura de su cuerpo reflejaba lo mismo: estaba tenso y retraído.

Siempre empiezo la clase con introducciones. El grupo formaba un círculo grande y la instrucción era para cada persona escoger una persona específica para presentarlo/la; luego esa persona escogería otra persona para presentarla, hasta que todas habían hablado. Supe inmediatamente que Gregorio sería el último en ser escogido, y así fue.

Cuando tu rostro refleja una expresión de abrumada/retirada, otras personas pensaran uno o más de lo siguiente:

  • No quieres conectarte, y preferirías que te dejen en paz.
  • Requeriría mucho esfuerzo conectar contigo.
  • Eres una persona aburrido/a.
  • Piensas que eres superior a los demás.
Sin surgen esos pensamientos, es probable que las otras personas se olviden de ti, te ignoren, o te eviten. Esa experiencia luego refuerza la idea que no perteneces, que el mundo no es un lugar seguro para ti, y que sería mejor que te retiraras.

Hay al menos tres maneras para interrumpir este ciclo. Primero, empieza tomando nota de cómo está tu rostro y tu cuerpo, cuando estás sólo/a y cuando estás con otros. Puedes dejarte relajar,  suavizar tu expresión, tanto en tu postura como en tu energía.

Segundo, identifica con anticipación los eventos donde es probable que te sentirás abrumado/retirado. Cuando llegas al evento, practica conectar con otras personas aunque sientas el impulso de retirarte. Conectar puede ser tan sencillo como hacer contacto visual, sonreir, caminar hacia otras personas, saludar, y sentarte sin cruzar las piernas o los brazos.  

Tercero, comparte con otras personas que te sientes un poco abrumado/a, y que aunque tal vez parece que no tienes ganas de conectar, realmente te gustaría hacerlo y que estás contenta/o de estar en el grupo. Esta última sugerencia, de expresar lo que realmente es tu experiencia, es la manera más rápida y directa para crear un puente entre ti y las personas que te rodean.

Práctica: Si es un patrón común para ti sentirte abrumada/retirada, escoge una de las tres intervenciones mencionadas arriba para practicarla esta semana. Si el patrón describe a alguien que conoces, encuentra una ocasión esta semana para ofrecerle una frase o un gesto amable, simpático y de bienvenida. 

Próxima Joya
La familia que desearías tener
Joya Anterior
Desacuerdos, ping-pong y colaboración


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales