Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

La familia que desearías tener

En esta época de fiestas de fin de año, posiblemente estarás más en contacto con tu familia de origen que durante otras épocas del año. Siendo una persona comprometida con el crecimiento personal, sabes que estar en familia es una fuente eterna de oportunidades para el crecimiento y aprendizaje.  :-)
 
Los medios crean mucha presión con imágenes de familias felices y amorosas. La necesidad de familia es tan básica y primordial que es fácil encontrarnos deseando que nuestras familias fuesen como esas imágenes. Imaginas a los miembros de tu familia dándote una calurosa bienvenida, mostrándose curiosos y escuchando atentamente a los retos que has enfrentado y las celebraciones que quieres compartir.  Te imaginas haciendo lo mismo con ellos, que todos están compartiendo con alegría, diversión y relajados.

Cuando te reúnes con tu familia, algo de eso puede suceder, y también es posible que nada de eso suceda. De todos modos, eliges honrar los lazos familiares llegando a compartir con ellos. Una parte de estar presente, con compasión, es soltar tu deseo de que tu familia fuera distinta de cómo es, y verlos por quienes son, manteniendo, al mismo tiempo, un sentido de tu propia integridad. Eso no es necesariamente fácil. Hay etapas que recorrer, con ciclos que pueden durar momentos, o pueden durar décadas.

El ciclo de profundizar la integridad, la compasión y la aceptación con tu familia usualmente incluye alguna versión de las siguientes etapas:

  • Enojo: Sentir enojo y reclamar tu derecho a ser amada/o y aceptada/o por quien eres.  Esta etapa generalmente incluye recibir mucha empatía de otras personas y de ti misma/o.
  • Dolor: Dejarte sentir el dolor cuando surge. Dolor y aflicción por todas las maneras que querías ser abrazada/o, y cómo eso no sucedió.
  • Compasión: Reflexionar sobre las heridas y los retos que cada miembro de tu familia ha enfrentado, y cómo esto ha limitado su capacidad de ser el pariente amoroso que habías deseado.
  • Reconocimiento: Ver las maneras en que cada persona hace un esfuerzo para conectarse contigo, ofrecer bondad o generosidad, o mostrar  sus dones y fortalezas.
  • Aceptación y Empatía: Sentirte relajar en aceptación de lo que es la verdad de tu familia, y escuchar los sentimientos y las necesidades de cada uno, no importa cuán indirectamente los expresan.
  • Arriesgar: Buscar momentos para expresarte con más honestidad de lo que acostumbrabas hacerlo, y pedir más de lo que antes pedías.

Puedes encontrar que permaneces en alguna de estas etapas por varios años. Puedes encontrar que ya pasaste por todas las etapas y estás empezando un nuevo ciclo más sutil, para pasar las etapas otra vez. Puedes notar que, en una conversación de diez minutos, visitas cada una de las etapas.

Práctica

Toma unos minutos para reflexionar sobre tus relaciones con tu familia de origen, con respeto a estas etapas. ¿Dónde te encuentras ahora? ¿Qué te gustaría desarrollar? ¿De qué manera quisieras empezar la próxima etapa?

Próxima Joya
Estrategias preferidas en una relación: negociables y no-negociables
Joya Anterior
El ciclo trágico de sentirse abrumado/a para luego retirarse


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales