Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

Estrategias preferidas en una relación: negociables y no-negociables

El amor, el cariño y el compromiso sinceros y profundos no necesariamente son suficientes para que una relación prospere. Si has dedicado mucho tiempo al estudio de la Comunicación Compasiva, sabes que el respeto y la comprensión mutuos contribuyen mucho para poder encontrar estrategias armoniosas que satisfacen las necesidades tuyas como las de tu pareja. No obstante, sigue siendo importante honrar las maneras esenciales que cada uno se nutre a si mismo. A veces tienen estrategias preferidas para satisfacer necesidades que ni tu ni tu pareja están dispuestos a renunciar. Esto no tiene nada de malo. Cuando has encontrado una estrategia en particular que contribuye intensamente a tu crecimiento y sentido de bienestar, es razonable que quisieras continuar con ella.
 
Por ejemplo, si sabes que te rejuvenece dedicar la mayor parte de tu tiempo libre creando arte y estando en casa de manera relajada y tranquila, y que tu pareja se rejuvenece hacienda deportes extremos, puede ser difícil encontrar suficiente tiempo durante la semana para profundizar lazos y disfrutar de la intimidad. No encontrar tiempo para lo último es duro para una relación, no importa cuánto se quieren. Asimismo, si la relación crea obstáculos para que ambos puedan nutrirse con su estrategia preferida, las cosas pueden tornarse aún más difícil.

Cuando hay una base de honestidad, respeto y cariño mutuos, no existen obligaciones con respecto a lo que esperas o no esperas de tu pareja. Tienes la opción de escoger los tipos de retos que estás dispuesta/o a procesar con tu pareja, y los que no estás dispuesto a procesar. Tienes la posibilidad de pedir lo que quieres y cómo lo quieres (estrategias para satisfacer necesidades). A veces, la parte más difícil es encontrar la confianza y el valor para ser honesta/o con relación a lo que funciona y lo que no funciona para ti. A veces tus propias mal interpretaciones del comportamiento de tu pareja crean mucho sufrimiento; sin embargo, también es cierto que algunos comportamientos pueden impactarte de manera negativa (no satisfacen tus necesidades), no importa si la intención de tu pareja está clara o no.

La clave para comunicar lo que funciona para ti y lo que no funciona para ti es distinguir entre comportamientos que son totalmente inaceptables (por ejemplo, maltrato físico, drogadicción, abuso verbal, etc.) y comportamientos que estás dispuesta/o a procesar con tu pareja cuando surgen. Por ejemplo, supongamos que le dices a tu pareja que alzar su voz cuando ella está enojada contigo no es un comportamiento totalmente inaceptable, pero que es tan doloroso para ti que tienes muy poca energía para abordarlo. Para comunicar esto, es importante tomar en cuento tres elementos básicos:

  1. Escoje un momento para conversar cuando ambos se sienten centrados y tienen bastante tiempo disponible.
  2. Ayuda a tu pareja a entender el impacto que tiene en ti cuando ella alza la voz con enojo. Describe la reacción que sientes en tu cuerpo, tu corazón, tu mente. Nombra tus sentimientos y tus necesidades. Evita intentar a convencer a tu pareja que ella está equivocada y que tú tienes la razón. Limítate a describir tu experiencia. Comparta tu vivencia. Eso llevará a la empatía y la compasión, y reducirá una actitud defensiva.
  3. Si tu pareja está dispuesta a practicar con el ejemplo que has descrito, propón un plan específico y realizable sobre lo que harán la próxima vez que sucede. Un plan específico y realizable para nuestro ejemplo es: “La próxima vez que percibo que me estás alzando la voz con enojo y me estoy sintiendo abrumado, colocaré mi mano sobre mi corazón como señal de que hagamos una pausa. En esa pausa, cada uno de nosotros podría respirar profundamente tres veces antes de empezar a conversar de nuevo. Cuando empezamos de nuevo,   ¿estarías dispuesta a dialogar con un volumen de voz más bajo?”

Práctica

Toma unos momentos para reflexionar sobre tu relación. ¿Hay algo que hace tu pareja que te impacta de manera negativa y que no has expresado? Considera lo que está sucediendo cuando dejas tiempo pasar sin abordarlo. ¿Estás cerrando tu corazón? ¿Estás buscando razones para no estar en casa? ¿Estás haciendo comentarios pasivos-agresivos? ¿Estás actuando con demasiada delicadeza en un intento de no estimular el comportamiento negativo?

Usa los tres elementos mencionados arriba para guiarte para hacer un plan para conversar con tu pareja.

Próxima Joya
La depresión y las relaciones
Joya Anterior
La familia que desearías tener


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales