Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

Acceder tu bondad innata

Según la Comunicación No Violenta (CNV), tu estado natural es de compasión (bondad). Desafortunadamente, el hábito de desconfianza de sí mismo es como un banco de nubes grueso que cubre la luz de tu verdadera naturaleza. Te consideras con suerte si logras ver una luz tenue de vez en cuando.

Tomando en cuenta esa premisa fundamental, cualquier práctica que emprendes tiene que ver, realmente, con ayudarte a darte cuenta de lo que ya está allí, lo que ya es la verdad. Miremos algunas prácticas que apoyan esto. Empezaré con las prácticas más concretas, siguiendo hacia prácticas más sutiles.

Hábitos de pensamiento que son mutuamente exclusivos

Un lector me escribió esto: “Hablando de manera práctica sobre mi vida, durante el día observo que poco a poco me muevo, de manera inconsciente, hasta llegar a creer la ilusión de que, en esencia, soy defectivo”.

Este lector hace una observación crítica. Sabe que el hábito de desconfiar de sí mismo está operando en el trasfondo. Lamentablemente, esto es verdad para muchas personas. Si puedes tomar conciencia de esos pensamientos, creencias fundamentales, comportamientos limitantes, puedes trabajar adrede para tener pensamientos, creencias fundamentales, y comportamientos expansivos. El hecho de que es imposible hacer ambas cosas al mismo tiempo quiere decir que estás creando una ruptura en el banco de nubes de auto-desconfianza.

Los pensamientos y las creencias expansivas pueden incluir alguna versión de lo siguiente:

  • Pertenezco
  • Confío en la evolución natural de mi vida
  • Puedo hacer eso
  • Estoy segura(o)
  • Soy amada(o) (Soy amor)
  • Estoy bien
  • Soy libre
  • Me siento ansioso(a) (inserta cualquier sentimiento incómodo) y eso está bien
  • Mi única tarea es estar presente de manera compasiva para mí mismo y para otros
  • Soy hecho(a) de la misma materia que el gato hermoso que está sentado en mis regazos y el árbol majestuoso que está frente a mi ventana (inserta cualquier ser vivo en que percatas fácilmente la bondad innata)
Los comportamientos expansivos pueden incluir:
  • Mirar a otras personas y sonreir
  • Sentirte nervioso(a) para expresarte, y expresarte de todos modos
  • Dejar relajar tus hombros
  • Respirar lenta y profundamente
  • Dejar relajar los músculos de tu cara
  • Imaginar que estás respirando a través de tu corazón
  • Permítate jugar, reir, cantar, bailar
Calmarte y recibir
  • Cuando alguien te sonríe, deja que tu cuerpo y tu energía se relajen, y mantén la intención de abrirte y recibir
  • Cuando alguien te expresa aprecio o gratitud, mantén contacto con sus ojos y di “Lo recibo”. Asimismo, deja que tu cara, tus ojos, todo tu cuerpo y tu energía se relajen, y mantén la intención de abrirte y recibir.
  • Cuando alguien te ofrece un abrazo, déjate derretir y pon toda tu atención en cómo se siente estar entre sus brazos.
  • Repite en voz alta una expresión de aprecio que alguien te ha ofrecido. Dílo lentamente, respira a través de tu corazón, y deja que tu cuerpo se relaje.
  • Ofrece oraciones, di mantras, o recita algún texto de tu tradición espiritual, y al hacerlo, deja que tu cuerpo y tu energía se relajen, manteniendo la intención de abrirte y recibir.
Cultiva la quietud compasiva y la capacidad de “dejar ir”
  • ENFOCAR: Siéntate de manera vertical y cómoda(o). Expresa tu intención de mantener tu enfoque en un solo objeto (tu respiración, el sonido de la lluvia, la llama de una vela, etc.), y de recibir con compasión y un suave “está bien”, todo lo que sientes en tu cuerpo o todo lo que sucede a tu alrededor. Luego, enfoca de nuevo en el objeto de tu atención. Haz esta práctica por una hora cada día.
  • SOLTAR: Siéntate de manera vertical y cómoda(o). Expresa tu intención de dejar ir la tensión, y al mismo tiempo acepta las partes que no quieren soltarse. Empieza con la parte superior de tu cabeza, y con una voz suave di que está bien relajarte, dejar ir, y expandir (busca la frase que funciona para ti). Deja que tu atención baje por tu cuerpo a la misma velocidad que se movería un huevo si lo rompiera en tu cabeza. Haz esta esta práctica por una hora cada día.
  • EXPANDIR: Siéntate de manera vertical y cómoda(o). Percibe todo tu cuerpo de una vez. Invítate a relajar. Pon tu atención en el espacio que está a una pulgada de tu cuerpo e, invítate a relajarte de nuevo. Continúa con este patrón de expandirte lentamente más allá de tu cuerpo. Realiza esta práctica por una hora cada día.
La clave de estas prácticas es la consistencia. Requieren tu atención presente (mindfulness) y tu disposición para darles prioridad en tu vida. Ya que, en general, el flujo de la vida contemporánea no apoya este tipo de atención, es importante hacer este tipo de práctica al comienzo de tu día, antes de que el mundo de la distracción se apodere de ti. Asimismo, es importante practicar con grupos que tienen las mismas intenciones y que practican de manera regular.

Práctica

Toma un minuto ahora para elegir cualquiera de estas prácticas, e inténtalo, aunque sea por sólo un minuto.

Próxima Joya
Por qué las palabras no ayudan
Joya Anterior
La depresión y las relaciones


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales