Shopping Cart Ver Canasta

(503) 544-7583
Email LaShelle
Contact LaShelle





Thanks!

Thanks for contacting us. We will get in touch with you soon!

Close this window

Tu jefe vociferante

El pasado fin de semana en nuestro taller de CNV, una participante, Carol, describió una reunión en el trabajo en que su jefe ofreció retroalimentación. Las palabras, el tono y el volumen de los comentarios no satisfacieron las necesidades de Carol de amabilidad y respeto. Carol preguntó cómo podría abordar esta situación.

Cuando sugerí que le ofreciera empatía a su jefe, sus ojos quedaron bien abiertas y una arruga de preocupación apareció en su frente.
Tener en cuenta que tu jefe puede estarse sintiendo abrumado/a y necesita empatía no quiere decir que vas a pasar por alto un comportamiento que no satisface tus necesidades.

Tener esto en cuenta puede ayudarte de varias maneras. Primero, te ayuda a liberarte de la “esclavitud” de los papeles. Tu “jefe” se convierte en un ser humano, por ejemplo, Mario. Es más fácil enfrentar a “Mario” que a “un jefe”. Al mismo tiempo, de esta manera tú te conviertes en otro ser humano, en vez de “un empleado/a”.

Entonces, puedes reemplazar “Mi jefe vociferante” con “Mario, quien está estresado”. Responder a Mario ofrece una serie más amplia de opciones, y es más fácil encontrar la compasión.

No es muy fácil confiar en que crear la conexión ayudará para que tú y otros puedan satisfacer sus necesidades. Además, a veces es difícil imaginar que la otra persona desea la conexión. Tu mente puede saltar rápidamente a juzgar a Mario: “Siempre tiene que tener la razón”, “es un perfeccionista despiadado”, “Si fuera buen jefe no haría …”!

Cuánto más puedes ver la situación tal como es –Mario está estresado– más puedes intervenir y crear conexión. Aunque hemos aprendido a no interrumpir, en mi experiencia las personas sienten alivio cuando son interrumpidos de manera que contribuye a que se sientan escuchados.
¿Cómo podría Mario recibir empatía en el contexto de una reunión de trabajo?

En el diálogo que sigue, encontrarás los cuatro elementos de la Comunicación No Violenta (CNV): observación, sentimiento, necesidad y petición. Cada vez que interrumpes, transformas lo que dice Mario en uno de los cuatro elementos.

El diálogo podría desarrollarse de esta manera.

 

Tú: (interrumpiendo) Mario, quiero estar segura que te comprendo. Los dos eventos a lo que te estás refiriendo son la subasta y el banquete, ¿verdad? (OBSERVACIÓN)

Mario: Correcto

Tú: (antes de que Mario pueda continuar) "¿En cuál quieres que nos enfoquemos primero?" (PETICIÓN)

Mario: Bueno, todo fue un desastre.

Tú: (Te insertas rápidamente). Cierto, ninguno tuvo los resultados que deseabas y quieres asegurarte que aprendamos de nuestros errores (señalas de manera coloquial su SENTIMIENTO y su NECESIDAD).

Mario: Correcto. Como, por ejemplo, que no contrataste suficiente personal para el banquete.

Tú: (usando tus poderes de Jedi, evitas este posible enganche, recordando que Mario se siente estresado y probablemente teme por el éxito de la empresa. Cuando las personas se sienten estresadas y asustados, frecuentemente intentan culpar a otros en un intento de satisfacer su necesidad de aceptación.)  Entonces, ¿te gustaría empezar con el tema de contratación de personal? (PETICIÓN)

La diferencia entre comunicarse directamente en el trabajo y comunicarse  con una amistad es que en una amistad estamos tratando de crear, tanto la comprensión mutua como la intimidad. En el trabajo, simplemente deseamos crear suficiente comprensión mutua y respeto para poder realizar el trabajo de manera efectiva (satisfacer necesidades). Por esa razón, en el contexto del trabajo, a veces es más útil dejar de lado la expresión de sentimientos vulnerables y enfatizar observaciones, necesidades y peticiones. Asimismo, aprender a expresarse con CNV de manera coloquial (no usando la estructura formal) es muy útil en el trabajo. Una comunicación directa y clara de tu parte puede contribuir a aliviar a las personas, en vez de que seas percibida/o como una persona polémica o demasiado emocional.

Práctica

Esta semana en el trabajo empieza tu práctica escogiendo unas reuniones o relaciones claves para tomar nota de observaciones, sentimientos, necesidades y peticiones. Puedes facilitar la práctica tomando algunos apuntes después de las interacciones. Luego, en casa, revísalas, identificando los cuatro elementos de cada una.

Próxima Joya
La empatía cuando las cosas andan bien
Joya Anterior
Valor personal, perdón, y reparación


¿Comentarios? ¿Preguntas? Me encanta recibirlos. Responda abajo o me envía una nota por correo electrónico.

Avísame si hay comentarios adicionales